#056 - Jesús quiere hacer en vos lo que nadie puede hacer.


 “…He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo…”
San Juan 1:29
 

 El pecado es como una enfermedad terminal:

•Está arraigado desde que nacemos sus manifestaciones se van haciendo evidentes. Pero Jesús que habitó entre nosotros nos mostró como es una vida sin pecado, El nunca pecó.

•Está diseminado por todo nuestro ser. No hay aspecto de nuestra humanidad que no esté contaminado. Jesús cargó todos nuestros pecados en la cruz, cualquiera sea el tipo de pecado.

•Están definidas las consecuencias:   Nos lleva a la muerte eterna. Pero Jesús lo venció porque Él venció la muerte, al resucitar. Así después de nuestra muerte física hay esperanza de vida eterna para nosotros. 

 

Si crees con todo tu corazón y te arrepientes de tus pecados ahora mismo Dios interviene en tu vida y lo quita para siempre.